¿Cuál es tu especialidad dentro de Flow?

Si me hubieras preguntado hace no mucho tiempo, te habría dicho que todas… y ninguna. Afortunadamente, al crecer estamos definiendo mejor cuáles son nuestros roles. Mi función principal es definir junto a mi socio la estrategia general de la empresa. Además de esa labor de dirección estratégica, me encargo de la coordinación de los diferentes equipos y recursos y de la dirección creativa. Por último, me encargo de traccionar la innovación, definiendo y revisando procesos e incorporando nuevas herramientas y tecnologías.

¿Cuánto tiempo llevas en esto?

En Flow desde antes del principio 🙂 En diseño de espacios, desde que acabé mis estudios de arquitectura, a comienzos del siglo. En una perspectiva más amplia del diseño, diseñando e implementando experiencias y servicios, los últimos años, desde que fundamos Flow.

¿Qué te inspiró a dedicarte a lo que te dedicas?

Creo que me hice arquitecto un poco más por inquietud que por vocación. Siempre me han interesado cosas muy diferentes, y entendía que ser arquitecto me permitiría desarrollarme en una disciplina que se movía en territorios muy variados. Después de acabar la carrera y trabajar en despachos de arquitectura, fundamos un estudio hace más de 15 años y durante los primeros años estuvimos trabajando en arquitectura residencial y de espacios de trabajo. Cuando empezamos a trabajar en espacios comerciales fue un punto de inflexión para nosotros. Nos dimos cuenta de que para poder diseñar esos espacios, y para rentabilizar las inversiones de nuestros clientes, necesitábamos entender cómo tenía que ser la experiencia del cliente. Y para poder crear esa experiencia debíamos conocer las necesidades y deseos de los usuarios finales, y los objetivos de negocio de nuestros clientes. Así que de ahí surgió Flow.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Aprender es lo que más me gusta no solo en mi trabajo, sino también en la vida. Siempre busco recorrer nuevos territorios y enfrentarme a nuevos retos. No tengo miedo al folio en blanco, así que soy bastante atrevido a la hora de proponer nuevas soluciones que no hemos probado antes. Mi parte más analítica me facilita encajarlas dentro de un servicio valioso para el cliente y rentable para nosotros. Me gusta compartir mi tiempo y mi lugar de trabajo con un equipo tan diverso y que son tan buena gente. Además, hasta el momento he conseguido conciliar mi vida profesional con la familiar, de lo cual me siento especialmente orgulloso.

¿Cómo conociste a la gente de Flow?

A Dani, mi socio, le conocí en Milán, cuando estábamos de Erasmus. Congeniamos no solo en lo personal, sino también en las ganas de crear algo nuestro. Poco a poco hemos ido incorporando al proyecto a más gente. A algunos les conocíamos desde antes, a otros los hemos buscado porque nos parecían gente con talento y otros se han acercado a Flow porque les parecíamos interesantes.

¿Hacia dónde te gustaría que Flow se dirigiera?

Hacia nuevos retos, lo de la «zona de confort» no va conmigo, y con Flow tampoco, afortunadamente. Por el camino espero que sigamos incorporando talento, que cada vez seamos más capaces de innovar y de aportar valor, no solo económico sino también social y humano. Queremos trabajar en más sectores, creando los mejores lugares, servicios y experiencias.

¿Dónde te ves en ese escenario?

Me gustaría dedicar mi tiempo en Flow a lo más importante, que no siempre coincide con lo más urgente. Quiero ser capaz de seguir liderando al equipo desde la motivación, de hacerlo cada vez mejor. Quiero seguir aprendiendo, y si se puede, disfrutar por el camino.

¿Quieres conocer a nuestro equipo? En Inside Flow vamos publicando entrevistas a las personas detrás de Flow, para que puedas saber quiénes somos y conocernos mejor. ¡Síguenos!

Leave a Reply

*