BlogConceptos retailTendencias

Nuevas tendencias de alimentación: Retos y oportunidades para el retail de frescos

En muy poco tiempo nos hemos acostumbrado a que los temas relacionados con la alimentación y la gastronomía formen parte de nuestras conversaciones diarias y de los contenidos que consumimos en cualquier medio.

Como indica el informe de Mintel “Tendencias Globales en Alimentos y Bebidas 2018”, hay una apuesta generalizada por el bienestar personal. Los consumidores buscan contrarrestar el estrés y la fatiga originado por el ritmo de vida actual “cuidándose” y procurándose experiencias y momentos de evasión y ocio. Dentro de estas experiencias, a las que cada vez destinan más tiempo y medios, la alimentación se considera clave.

tendencias_de_alimentacion_conveniencia

Tendencias en producto

Este hecho está provocando una auténtica revolución en el retail de alimentación. En lo relativo a los productos, por ejemplo, el consumo de alimentos vegetales no deja de incrementarse debido al aumento del vegetarianismo. Según datos de la agencia Global Data, en Estados Unidos ha crecido en un 600% el número de practicantes de este tipo de dieta durante los últimos tres años. Esto ha supuesto que casi se haya duplicado el consumo de productos veganos en el mismo periodo.

En España ya hay un 20% de la población que no consume carne, según el estudio “Nuevas tendencias alimentarias a nivel mundial” de Ipsos Global Advisor. Además, aumenta también el porcentaje de flexitarianos, que consumen carne y pescado en menor cantidad que los practicantes de las dietas omnívoras.

Además del aumento en el consumo de vegetales y la necesidad de ofrecer un surtido mayor, los compradores de estos perfiles demandan productos derivados de los vegetales y sustitutivos de alimentos provenientes de la carne o el pescado. Si hay un ejemplo que ilustra el potencial de estos productos es el de las hamburguesas sin carne.

Estos preparados, que no son los clásicos procesados de verduras con tofu o champiñones, consiguen un gran parecido al producto original tanto en apariencia como en sabor y textura. El resultado se obtiene a partir de un procesado complejo y costoso que, además, lo convierte en un producto premium ya que duplica el precio de una hamburguesa original. A pesar de ello, la respuesta del mercado estadounidense ha sido tan favorable que los fabricantes son incapaces de atender la demanda de estas hamburguesas.

Tendencias en conveniencia

Como se citaba al inicio del artículo, los consumidores relacionan la alimentación con momentos de evasión y ocio. Esta consideración no solo implica que se conceda una importancia creciente a la experiencia de consumo, también se extiende a la experiencia de compra.

Según el estudio Taste Tomorrow elaborado por Puratos, los consumidores valoran positivamente la posibilidad de poder adaptar los alimentos a sus necesidades personales. Así, prefieren comprar en un ambiente agradable y que cuide la imagen de los productos. Además, espera encontrar esos productos en presentaciones que faciliten su elaboración.

Esta tendencia se traduce tanto en un aumento en el consumo de alimentos preparados como de comidas fuera de casa. Según el Informe del consumo alimentario en España 2018, un porcentaje próximo al 10% de estas comidas se producen en el propio supermercado e hipermercado. De hecho, las principales enseñas de Gran Distribución están habilitando secciones para ofrecer comida preparada para llevar o para consumir en el mismo local. Incluso Carrefour ha abierto su primer restaurante en París.

tendencias_de_alimentacion_comunicacion

Tendencias en comunicación

Como muestra el informe anual de Whole Foods, el consumidor actual exige una gran cantidad de información alrededor de los productos que compra.

Esta demanda de información creciente requiere de una capacidad de respuesta cada vez más rápida porque con cierta frecuencia aparecen nuevos temas que generan preocupación en los consumidores y que capitalizan la atención de los foros mediáticos dedicados a la nutrición y la gastronomía. Ejemplos recientes como la presencia de aceite de palma en ciertos alimentos o el exceso de azúcar son buenas muestras del mayor nivel de concienciación. A su vez, este interés está provocando la demanda de productos más naturales y seguros y, sobre todo, de información que facilite la elección al comprador.

La transparencia que demandan los compradores no solo afecta a la información nutricional. Como muestra el dossier SIAL Inno 2018 también hay una sensibilidad creciente hacia las condiciones en las que se producen estos alimentos: garantizar ingresos decentes al productor, certificar la sostenibilidad en la producción y el compromiso medioambiental.

Tendencias en packaging

Pero si hay una tendencia que está produciendo una alarma constante y creciente en los últimos años, y muy especialmente en los últimos meses, es la que pide la disminución en el uso de plásticos para el transporte, envasado y consumo de los alimentos.

Las noticias sobre la presencia de plásticos en los mares, la constatación de la incorporación de microplásticos a la cadena alimenticia y la realidad del reciclaje, entre otras, están presionando a las empresas de retail para ofrecer soluciones que reduzcan la utilización de envases innecesarios y alternativas al uso de plástico en aquellos envases que sean imprescindibles.

Aunque no es ni mucho menos un movimiento generalizado, varias enseñas han puesto en marcha iniciativas en este sentido. Más allá de la sustitución de algunos plásticos por papel o cartón, otras iniciativas apuestan por la reutilización del packaging. Esto implica que el cliente tiene que almacenar algunos de los embalajes y retornarlos a la tienda. Mientras, la tienda tiene que recoger e higienizar esos envases y proporcionarle otros al cliente con los productos que compre o para que los rellene a su gusto.

Como se puede adivinar, la dificultad no está en la reducción del uso de plásticos sino en conseguirla sin comprometer la seguridad alimentaria ni la conservación de los alimentos, y sin que los nuevos procesos penalicen la experiencia.

tendencias_en_alimentacion_experiencia_cliente

 

Retos y oportunidades para la actualización de experiencias de cliente

Todas estas tendencias presentan a los retailers del sector de la alimentación la oportunidad de diferenciarse de sus competidores a través de la experiencia de cliente que ofrecen y de construir propuestas de valor diferenciales que, incluso, permitan salvar diferencias de precio.

Sin embargo, la respuesta a estas tendencias implica el reto de rediseñar ciertos puntos de contacto de la experiencia, ya que las tendencias que se han listado en el artículo tienen impacto en todos los soportes de la experiencia: lugar, personas, procesos, mensajes y objetos.

Como ejemplo, y sin profundizar demasiado, pensemos en los cambios que podrían afectar a la sala de ventas, en el caso de un supermercado o hipermercado: aumento de la superficie dedicada a frutas y verduras, aumento o creación de lineales dedicados a productos derivados de los vegetales, cambios en el layout para crear flujos específicos según dietas, creación de zonas con oferta y degustación de productos preparados, cambios en los soportes de comunicación, etc.

Por ello, dedicaremos próximamente un artículo al impacto de estas tendencias en los soportes de la experiencia y los cambios que podrían provocar en ciertos puntos de contacto.

Retos y oportunidades para la actualización de los formatos de retail de frescos

De la misma manera, estas tendencias ofrecen nuevas oportunidades para los distintos formatos que venden alimentos frescos y los más especializados ya están aprovechándolas de manera más rápida.

Posiblemente, la aplicación de algunas de las tendencias descritas es más sencilla en algunos formatos como los mercados de abastos o el canal especialista, más acostumbrados a vender productos a granel y a utilizar menos packaging en general. También suelen ser más conocedores del producto y tienen procesos de venta asistida que evitan operaciones engorrosas al cliente. Tanto es así que la Gran Distribución actualiza sus secciones de frescos recreando los mercados de abastos.

También dedicaremos otro artículo para revisar el impacto que pueden tener estas tendencias en cada formato y los retos y oportunidades que presentan.

 

En definitiva, las nuevas tendencias de consumo moldean las experiencias demandadas por los clientes, y estas nuevas experiencias requieren redefinir los soportes que las posibilitan. A su vez, esas nuevas maneras de comprar realimentarán la demanda de los clientes y condicionarán sus hábitos de consumo que, agregados, compondrán nuevas tendencias, primero segmentadas y locales y, finalmente, globales.

Todos los agentes del retail debemos conocer las claves de este ciclo continuo de cambio para construir las bases sólidas del retail del futuro.

 

Fotos: Roosa Kulju, Vladimir Kudinov y Milada Vigerova en Unsplash

Leave a Reply

*