¿Tienen futuro los mercados de abastos? El valor del producto local

Elika Gunea

Los mercados de abastos han sido el centro de la actividad social y económica de muchas localidades durante décadas. Prueba de ello es la existencia en el centro de las ciudades y pueblos de edificios de gran valor arquitectónico, concebidos para acoger mercados permanentes u ocasionales. La mayoría de ellos fueron proyectados y erigidos en las épocas de mayor crecimiento comercial de las ciudades a lo largo del siglo XX.

Al ir surgiendo nuevos modelos de tienda de alimentación, primero los supermercados y luego los hipermercados, los mercados de abastos fueron entrando en decadencia, y los cierres o abandonos de los espacios de mercado se multiplicaron.

¿Podemos crear un modelo de mercado que funcione?

En los últimos años, con el aumento del turismo urbano, proliferan los mercados que han cambiado la composición de su oferta, y en el que los tradicionales puestos de productos de alimentación han dejado su sitio a puestos especializados orientados al turista o a ofertas de hostelería mejor o peor integradas en el mercado. Este modelo empieza a mostrar sus limitaciones, y en muchos casos no conecta con las necesidades de los comerciantes ni con las de los ciudadanos.

En un momento en el que los operadores tradicionales de los centros comerciales están desembarcando en el centro de las ciudades y en el que los modelos de supermercado más ligeros y próximos son la apuesta más segura de todas las marcas, los mercados de abastos aparecen como una nueva oportunidad del comercio local para reconectar con los consumidores.

Esta oportunidad de reconexión es más clara en el caso de los mercados de poblaciones medianas en entornos rurales, en los que el protagonismo del mercado como centro de la actividad ciudadana se ha mantenido hasta hoy.

Un caso que ilustra este tipo de mercados es el de Azpeitia, localidad gupuzcoana de 15000 habitantes y que es la capital económica y cultural de la comarca de Urola Costa.

Cuando se solicitó a Flow que participara en el proyecto del nuevo mercado para Azpeitia, comenzamos haciendo una reflexión con los responsables del ayuntamiento y de los comerciantes locales sobre el futuro del mercado en la coyuntura actual, y su influencia en la reactivación de la economía del sector primario.

 

Elika Gunea

¿Qué es  Elika Gunea?

El proyecto Elika Gunea se engloba dentro del proyecto de renovación de la antigua plaza de verduras de Azpeitia, que trata de devolver al edificio su función vertebradora entre los dos márgenes del río y convertirlo en la puerta de entrada al centro del pueblo.

Incluso en un entorno como el de Azpeitia, una parte importante del mercado ha perdido el conocimiento del medio rural. Frecuentemente, este hecho ha ido acompañado de un cambio en los hábitos de consumo y alimentación, que ha provocado el estrechamiento de los canales de venta de los productos locales, complicando la rentabilidad de la producción local y artesana.

Hasta ahora, los consumidores interpretaban que era más cómodo ir a comprar a los grandes supermercados y centros comerciales del entorno y entrelazar la compra con otras actividades de ocio. Solo los compradores de más edad han seguido mostrando una fidelidad sin fisuras a la compra en el mercado, pero no eran suficientes para garantizar la supervivencia de este modelo.

Lander_proceso

¿Cómo conectar con el cliente de hoy?

Mientras tanto, existe un interés creciente por la alimentación saludable y la sostenibilidad del entorno. Para satisfacer esta demanda aparecen nuevos formatos comerciales basados en el comercio tradicional pero enfocados a un público con diferentes necesidades. La clave está en cómo conectar con un consumidor que quiere consumir producto local pero no tiene una oferta que se adapte a su vida ni a sus hábitos y horarios de compra.

Elika Gunea trata de responder a estas necesidades y anticipar otras, combinando el acceso a una completa variedad de productos locales con el conocimiento de estos, a través de la diversidad de opciones de compra y degustación. Esta combinación conformará la Experiencia Elika Gunea, que se ha diseñado para aportar un mayor valor añadido a las personas interesadas en la alimentación saludable y la sostenibilidad, a la vez que consigue ampliar este interés por medio de eventos y de acciones informativas o promocionales.

Elika Gunea tendrá una presencia permanente en el espacio destinado al mercado, aumentando la conexión de todos los clientes con las actividades intermitentes relacionadas con el mismo.

8_Dastatze gunea

Aprender, degustar, comprar.

Elika Gunea es un espacio para aprender todo sobre la producción local y el consumo sostenible y responsables, para degustar nuevos productos o nuevos formatos de los productos de siempre, y para comprar desde la cercanía y con la mayor flexibilidad.

Las obras siguen su curso y cuando, dentro de unas semanas, Elika Gunea se haga realidad, podremos disfrutar de otra manera de potenciar los productos locales y de acercar los mercados tradicionales a los nuevos consumidores.

Mercados que se apoyan en la tradición para dar servicio a los clientes de la era omnicanal.

Tu opinión nos interesa mucho, déjanos un comentario