¿Crees que el diseño de tu tienda influye en la respuesta de tus clientes?  Crear un espacio comercial atractivo no sólo consigue captar la atención de tus potenciales clientes, sino que también permite amplificar la experiencia del cliente y ayuda a elevar la percepción que el cliente tiene de tu marca.

Lo que debemos aclarar es qué es un diseño acertado de una tienda ¿Es crear un espacio de gran valor arquitectónico? ¿Trabajar acertadamente la aplicación de la identidad corporativa de la marca en la tienda? ¿Incorporar elementos tecnológicos innovadores que permitan la interacción de los clientes? Todos estos son aspectos fundamentales de un diseño, pero no dejan de ser manifestaciones superficiales del mismo.

El objetivo del diseño de una tienda es permitar que nuestros clientes tengan la experiencia que hemos concebido para ellos, que compren nuestros productos y servicios y garanticen la rentabilidad del negocio.  Como decía David Craib, “El diseño nunca debe decir, “Mírame”. Siempre debe decir: “Mira esto”.”

 

 

Louis Vuitton Tokyo

 

 1 DEFINICIÓN DE LA PROPUESTA DE VALOR

Al diseñar nuestro modelo de negocio, y para poder trazar la estrategia de nuestra marca, el primer paso es la definición de una propuesta de valor diferenciada, potente y atractiva para un público que demanda o necesita los productos o servicios en los que se materializa esa propuesta de valor. Es el norte de la brújula de nuestro negocio, y cada vez que debamos tomar una decisión estratégica, tendremos que chequear si es coherente con nuestra propuesta de valor. Para un negocio ya en marcha debemos hacer este mismo ejercicio, bien sea para entender cuál es la clave del éxito de nuestro negocio o en qué estamos fallando.

 

2 IDENTIFICACIÓN DEL TARGET

Quien decide si nuestra propuesta de valor merece la pena es el cliente. Sin identificar quién es ese cliente, sus aspiraciones y temores, sus dudas y emociones, no podremos avanzar en la construcción de una experiencia significativa para él. Debemos conocer su entorno, quién le influye y le ayuda a tomar las decisiones; qué le importa y qué dice que le importa; cuáles son sus hábitos de vida y de compra; cuál es un poder adquisitivo, su edad y su nivel formativo.

 

3 VALORES Y PERSONALIDAD DE LA MARCA

Destilando la esencia de la propuesta de valor que queremos ofrecer a nuestros clientes, y definido el posicionamiento que queremos para nuestra marca, definiremos cuáles son los valores y personalidad de esa marca, que deberá estar presente en todos los puntos de contacto entre nuestra marca y el cliente, así como en todas las acciones de comunicación. Utilizaremos estos valores y personalidad de la marca para definir el Look & Feel de las tiendas.

 

4 MAPA DE LA EXPERIENCIA DEL CLIENTE

Mediante el mapa de la experiencia del cliente, podremos definir los puntos de contacto que establecemos con nuestros clientes a lo largo de todas las fases de la relación. En cada uno de esos puntos de contacto, deberemos definir cuáles son las motivaciones del cliente en cada momento a lo largo del camino que recorre, qué dudas le asaltan y las emociones a las que se enfrenta. Definiremos qué soluciones damos en cada uno de esos momentos para optimizar la experiencia de compra de los clientes. Nuestro objetivo es situarnos siempre por encima de las expectativas de nuestros clientes.

 

5 PROGRAMA DE NECESIDADES

Trazaremos un mapa de operaciones que nos permita integrar tanto los espacios en los que interactuamos con los clientes como aquellos espacios necesarios para nuestras operaciones internas de logística, administrativas o instalaciones, estudiando las relaciones entre cada uno de esos espacios, la disposición de cada espacio respecto a los accesos desde el exterior, la accesibilidad del público a los mismos y la superficie óptima de cada uno de ellos. La definición del programa de necesidades y la identificación del perfil de nuestro cliente, nos permitirá elegir con más precisión la localización y dimensionamiento de nuestra tienda.

 

Louis Vuitton Tokyo

 

6 PRESUPUESTO

Igual que el objetivo de un negocio no es vender mucho, sino obtener beneficios en la venta, el presupuesto óptimo para la implantación de un espacio comercial no es el más barato, sino aquel que se ajuste mejor a los objetivos definidos para la tienda en el modelo de negocio. Sabiendo a quíen nos dirigimos, qué valores y personalidad tiene nuestra marca, qué experiencia queremos crear para nuestros clientes, y cuáles son nuestras necesidades para resolver nuestras operaciones, podremos definir un presupuesto de implantación que se sostenga según nuestro plan de ventas y garantice la rentabilidad de nuestro negocio. Primaremos las soluciones que permitan la escalabilidad de los costes de implantación y la flexibilidad de los usos, minimizando los riesgos de la inversión.

 

7 LAYOUT

Éste es el momento de desplegar sobre el plano los distintos elementos que componen nuestro programa de necesidades, garantizando un óptima circulación de los clientes, el personal y los productos. Es el momento de pasar de un esquema funcional a una disposición de los espacios y ambientes que saque el máximo partido a la localización, que defina una adecuada zonificación de la tienda y que permita la adaptación del espacio comercial a las difererentes situaciones, temporadas, usos y experiencias que hemos definido para garantizar la flexibilidad del espacio y la adaptabilidad de nuestro negocio.

 

8 DISEÑO ARQUITECTÓNICO

Crearemos un espacio arquitectónico que permita la generación de experiencias memorables para nuestros clientes y que sea la materialización de los valores y personalidad de nuestra marca. Las secuencias espaciales, el uso de la luz natural y artificial, los materiales y acabados seleccionados, las sensaciones de confort creadas, el uso del color y de la identidad corporativa, son los componentes que combinados entre sí conforman un diseño arquitectónico compacto, coherente y atractivo para nuestros clientes.

 

9 VISUAL MERCHANDISING

Mediante el visual merchandising conseguiremos atraer la atención de nuestros clientes actuales y potenciales. Definiremos la disposición de las distintas categorías y familias de producto, garantizando una eficaz comunicación de las mismas, que permita potenciar las ventas de nuestro negocio con acciones e instalaciones coherentes con la experiencia ofrecida y los valores de nuestra marca. Potenciaremos la adaptación de nuestra oferta a las distintas situaciones de nuestro negocio en función de la potencial demanda de nuestros clientes y de las tendencias del mercado.

 

10 INTEGRACIÓN ONLINE

La barrera que separa el mundo online del offline cada vez tiene menos sentido. Todos los puntos que hemos seguido para el diseño de nuestra tienda son igualmente aplicables a nuestra estrategia para el ecommerce. Los puntos de contacto de nuestros clientes con la marca pueden ser tanto online como offline, y debemos mantener la coherencia de todos esos puntos con nuestra propuesta de valor y los valores de nuestra marca, se dé donde se dé la relación de nuestros clientes con nuestra marca.

 

Louis Vuitton New York

 

Para hacer un diseño de una tienda rentable, no podemos quedarnos en la superficie, debemos ampliar el enfoque y elevar la mirada, entender dónde reside el valor de lo que ofrecemos y sorprender al cliente con una experiencia memorable en un lugar perfecto para su propósito, nuestra tienda.

 

 

Únete a la conversación 3 Comentarios

Tu opinión nos interesa mucho, déjanos un comentario