5 claves en el diseño debares y restaurantes

El EME. Creado por Flow

Al mismo ritmo que se cierran negocios de otros sectores, se siguen abriendo numerosos locales de hostelería.

Podemos pensar que es señal de la fortaleza del sector, ajeno a la crisis, o sospechar que se está formando una peligrosa burbuja en el sector de la hostelería, tal y como se comentaba en este interesante artículo de la semana pasada.

En cualquier caso, es un hecho que sigue siendo un sector pujante y que sigue habiendo empresarios y emprendedores invirtiendo en nuevas aperturas de negocios, y que un diseño adecuado del espacio coherente con su modelo de negocio, la experiencia de cliente, el branding y el modelo de atención es fundamental para conseguir la rentabilidad del negocio

Con esta entrada pretendemos contaros cómo creemos que debemos aproximarnos a la creación de un espacio de hostelería, acercándoos 5 claves en el diseño de bares y restaurantes.

 

Diseño de bares y restaurantes. El EME. creado por Flow

El cliente

La primera incógnita a despejar es quién es nuestro cliente. Qué busca, qué otras opciones tiene a su disposición en el mercado, cuáles son sus criterios de decisión y de compra.

Necesitamos saber qué volumen de clientes somos capaces de captar y fidelizar a lo largo del tiempo para poder dimensionar las inversiones en función del volumen de mercado al que vamos a dirigirnos.

 

Diseño de bares y restaurantes. El EME. creado por Flow 02

Oferta

El siguiente paso es entender por qué el cliente va a decidir venir a nuestro local, qué propuesta de valor ofrecemos, única y atractiva, que consigue atraer a los clientes y convertirlos en consumidores de nuestros productos.

Tenemos que definir el nivel de calidad de nuestros productos y de nuestro servicio, qué coste tienen ambos y si seremos capaces de fijar unos precios que el cliente está dispuesto a pagar con un margen suficiente para garantizar la rentabilidad del negocio.

El cliente no sólo busca un producto. Busca una experiencia única, valiosa, personal. Definir esa experiencia de cliente es una clave fundamental en el diseño de bares y restaurantes.

 

Diseño de bares y restaurantes. El EME. creado por Flow 03

Branding

Partiendo de esa propuesta de valor dirigida a un cliente bien segmentado, debemos crear una estrategia de marca. Definiremos un posicionamiento adecuado a esa estrategia y construiremos una identidad coherente con los valores y personalidad de la marca.

Naming, claim, logotipo, colores corporativos, etc… deben emanar de esa estrategia de marca. La aplicación del branding debe ser coherente y consistente en todos los puntos de contacto entre la marca y el cliente, tanto en el espacio físico como en el digital, así como en todos los soportes de comunicación con el público.

 

Diseño de bares y restaurantes. El EME. Creado por Flow 04

Diseño del espacio

Debemos crear un lugar donde poder combinar todos estos ingredientes: una propuesta de valor diferenciada, una experiencia valiosa, un producto de calidad, un nivel de servicio adecuado, una identidad única.

Ese es el lugar al que queremos atraer a nuestros clientes y donde queremos interactuar con ellos. Queremos escucharle para conocerle mejor y poder ajustar nuestra oferta a sus necesidades. Ese espacio dirá todo sobre quiénes somos, qué prometemos y cómo ofrecemos nuestros productos.

Un espacio funcional, atractivo y coherente con nuestra marca.

La inversión que realicemos para la implementación del negocio debe ser sostenible según nuestro plan de negocio: el margen sobre las ventas debe ser mayor que la suma de los costes corrientes y la amortización de la importante inversión inicial realizada. Debemos tener en cuenta que la evolución de las tendencias de consumo cada vez es más rápida, y que no podemos fiar la rentabilidad de la inversión a una amortización demasiado prolongada en el tiempo.

 

Diseño de bares y restaurantes. El EME. Creado por Flow 05

Inteligencia

El negocio de hostelería es una carrera de fondo. Debemos tener claro cuáles son los objetivos de negocio para poder definir indicadores que compongan un cuadro de mando integral y con qué métricas los medimos.

Así, podremos saber si estamos cumpliendo los objetivos de negocio: tráfico de clientes al local, ventas por tipos de producto, temporadas, días y horarios, ticket medio, costes por plato, etc…

También podremos medir la calidad del servicio: modelo de atención, experiencia de cliente y satisfacción del cliente.

En función de los resultados obtenidos, podremos definir acciones que nos permitan incidir en aquellos aspectos que mejor están funcionando o mejorar aquellos que estén funcionando peor y estén penalizando la rentabilidad de nuestro negocio.

Todo ello orientado a seguir haciendo crecer nuestro negocio, fidelizando a clientes satisfechos y ampliando nuestra cuota de mercado.

 

 

Las fotografías que ilustran el artículo corresponden a El EME, creado por Flow

Únete a la conversación 2 Comentarios

  • Enhorabuena por el post! creo que no se puede decir mas claro, soy Experto en dirección de proyectos de restauración hacemos curso, formación personalizada, consultoría para emprendedores…seguiré vuestros contenidos con gran interés, lo compartiré con mi alumnos y clientes. Un saludo y gracias por vuestra experiencia 😉

    • Jesús Cao dice:

      Hola Roberto. Gracias por tu comentario, y si quieres proponernos algún otro tema sobre el de que hablar, encantados

Tu opinión nos interesa mucho, déjanos un comentario